Escuchando es la mejor manera para entendernos como sociedad

Escuchando es la mejor manera para entendernos como sociedad

Miércoles 09 de Octubre 2019

"Escuchando es la mejor manera para entendernos como sociedad"

Por Oman Morí

Hernán Hernández Kcomt (Trujillo, 1987) es el nuevo ganador del concurso Pasaporte para un Artista, premiación anual llevada a cabo por la Embajada de Francia y la Alianza francesa de Lima en el campo de las artes plásticas y visuales. El artista, egresado del Centro de la Imagen, centró su obra ganadora “Deus Ex Machina” en el tema de este año seleccionado por el concurso: Pre y post verdad ¿ficción vs mentira? La posverdad puede definirse como una mentira deliberada con el fin de alterar la percepción de la opinión pública, en donde se apela a la emoción del público, por encima de la razón.

 

Para ello, Hernández se valió de técnicas antiguas de revelado, fotografías de archivo, y tecnología, produciendo una obra crítica orientada a la postfotografía. “Quería que el espectador cuestione su papel y responsabilidad con la verdad”, afirma Hernán quién centró su propuesta en imágenes de archivo de los acontecimientos más relevantes de la política peruana. “Actualmente, en ambos lados del espectro político, existe una aversión hacia el otro, una intolerancia, eso quise evidenciar con esta obra, jugando con el tema de lo positivo y negativo”, indica Hernández. “Con la posverdad, la verdad es una mentira evidente, que es posible que se compruebe y se demuestre su falsedad, pero aun así la gente desea seguir creyendo. Esto tiene mucho que ver con la intolerancia y la organización de la sociedad actual”, comenta Hernández.

 


Instalación “Deus Ex Machina"

 

 

Para plasmar ese concepto, Hernández ideó una instalación ambiciosa: colocó ocho televisores que oscilaban entre pantallas negras y blancas, situando delante de cada uno una fotografía de un acontecimiento político reciente. Dependiendo del blanco o negro de las pantallas, las fotografías se veían en positivo o negativo. Para lograr esto, el artista trabajó con un procedimiento fotográfico denominado ambrotipo, utilizado a mediados del siglo XIX. En este proceso el soporte de la imagen es el vidrio, y esta se forma sobre una emulsión de colodión húmedo. De esta manera se forma una imagen en negativo que al ser vista sobre una superficie negra presentan la apariencia de un positivo, y viceversa.

 

“Tenía la idea de jugar con lo positivo y negativo, pero no sabía cómo plasmarla conceptualmente hasta que supe el tema del concurso”, afirma Hernández. “A nivel visual el ambrotipo solo consiste en ver positiva o negativa una imagen, pero con el tema de la posverdad, quise ambientarlo en la actual polarización política y social que vivimos”.

 


Instalación “Deus Ex Machina"

 

 

La instalación también estaba provista de audios, “al lado izquierdo y derecho del conjunto de televisores hay audios con insultos provenientes de redes sociales, de trolls de izquierda y de derecha. Es un murmullo que es difícil de entender, salvo que te acerques mucho, con esto deseaba que el espectador haga un esfuerzo”, indica Hernán sobre su obra. “En la parte central hay un audio que encontré de una señora en la calle hablando pura posverdad, como por ejemplo que los medios nos chuponean a todos, por eso es imposible hacer una revolución, era un escenario bastante extraño que para mí era la máxima forma de posverdad”.

 

“Estos tres audios suenan indistintamente, de manera que confunden al espectador, y con eso busco demostrar una de las características más importantes de la posverdad: la saturación de mensajes sin saber qué es cierto”. Mediante los audios, Hernández busca demostrar la actual situación política, caracterizada por estar inclinada a extremos, a blanco o negro. “Por más que políticamente apoyemos una posición o la otra, siempre tenemos que darnos cuenta que existen dudas, argumentos que se deben discutir. Escuchando es la mejor manera para entendernos como sociedad. Nunca se llegará a un consenso si siempre habrá un grupo que vote por una posición y otro que vote por la posición contraria”, afirma Hernán sobre el concepto detrás de su trabajo.

 


Imposición-Imposible (Exposición individual - Museo Qorikancha 2017)

 

 

El premio obtenido en el concurso consta de una residencia artística en París por tres meses, con todos los gastos pagados. “En París tengo que hacer un proyecto totalmente distinto, quiero hacer una instalación, pero aún no lo tengo definido, aunque el contexto político en el cual nos encontramos me parece muy rico para elaborar algo”. Posteriormente, Hernán hará una muestra individual en la Alianza Francesa, con su trabajo logrado en la residencia.

 

Inclinación multidisciplinaria

 

Hernán Hernández Kcomt cursó la carrera profesional de fotografía en el Centro de la Imagen en el año 2013, desde entonces ha trabajado como reportero gráfico en diversos medios de comunicación. Paralelamente ha expuesto trabajos orientados a la postfotografía. “En el Centro de la Imagen en los últimos ciclos, me acerqué a esas lecturas que hablaban sobre el significado de las imágenes y la postfotografía, eso me dio otra mirada para no repetir las mismas imágenes de siempre, sino buscar otras técnicas”, afirma Hernán. “Sobre todo me inspiró Joan Fontcuberta, cuando habla de la ecología de las imágenes, argumentando que ya no es el caso seguir haciendo imágenes sino darle un nuevo sentido a las imagines que ya tenemos, transformando su significado”.

 


Poemario Herencia del día (ed. Hiato 2019)

 

Para romper con los cánones fotográficos, Hernández ha orientado su obra a la instalación, al proceso de utilizar como parte de la composición artística, diferentes soportes y medios, dependiendo del espacio y normalmente buscando la interacción con el espectador. “He hecho instalaciones donde he trabajo con distintos elementos, muchas veces con tecnología antigua, faxes, con pintura, o la mezcla de pintura con fotografía”, indica.

 

Hernán ha sido finalista en los concursos del III Salón Nacional de Fotografía (ICPNA, 2012), de las Becas Roberto Villagraz (EFTI, 2013), Pasaporte para un Artista (Alianza Francesa, 2015 y 2019); y Mención Honrosa en el Premio Nacional de Artes Visuales de Trujillo (2018). Actualmente se encuentra cursando una Maestría en Historia del Arte en la Universidad Católica.

Añadir nuevo comentario