Jueves 03 de Octubre 2019

La animación tradicional estudia el movimiento en sus fracciones más mínimas

Por: Oman Morí

La animación es un proceso que posee un amplio espectro de posibilidades de expresión. La sensación de movimiento producida por la rápida sucesión de imágenes fijas, puede lograrse de manera digital o siguiendo técnicas tradicionales. Estas últimas se mantienen populares en la escena independiente, debido a su practicidad, fácil acceso a los materiales, pero sobre todo a su característica contracultural frente a la industria cinematográfica. 

 

Respecto a esto, el Stop Motion es una de las técnicas tradicionales más usadas, consistente en animar objetos estáticos mediante la captura de fotogramas. Este vasto campo creativo será explorado en el Diploma de Stop Motion que será impartido en el Centro de la Imagen a partir del 10 de octubre. El curso de dos meses busca que el alumno logre realizar un proyecto de Stop Motion después de recibir, tanto el conocimiento técnico como teórico de dicho proceso. “Lo interesante de este diplomado es que está dividido en dos partes, en la primera se exploran las diferentes técnicas y materiales usados en el Stop Motion, además de dar a conocer la historia y los principales exponentes de la técnica. En la segunda parte se realizarán proyectos de animación, en donde cada alumno cumplirá un papel”. Explica Diego Vizcarra, animador de la escena independiente y profesor del diplomado.


Diego Vizcarra (Foto: Lamula.pe)

 

“Un equipo de animación es como un equipo de cine, hay distintas labores y competencias que uno requiere. Desde el modelado de elementos para animar, hasta papeles más cinematográficos como la luz, la música, o los escenarios. Entre los integrantes del curso se replicará el proceso de hacer un cortometraje de animación y se repartirán estos roles”, sostiene.

 

Diego Vizcarra indica que, debido a la amplia cantidad de competencias dentro de la realización de un cortometraje de animación, el curso no está orientado a un perfil específico de alumno. “La animación es una confluencia entre el arte plástico y el arte cinematográfico, en donde la fotografía es la forma primaria de captura”, indica Vizcarra. “Es una herramienta muy útil para personas de cualquier orientación y pueden aplicar estos conocimientos en varios ámbitos. Desde utilizar la técnica para comunicación en redes sociales, hasta la realización de videos para artes escénicas, pasando por el largometraje o los videoclips”.

 

 

 

Función Macabra, de Diego Vizcarra

 

 

 

 

La esencia de la animación es el estudio del movimiento, “la animación descompone la imagen en movimiento, la estudia en sus fracciones más mínimas, es por ello que el diplomado también es para personas que tengan interés en lo expresivo del mismo. Asimismo, hay que tener una consciencia muy clara de lo que es el ritmo, en donde el emparejamiento con la música requiere de participantes con cierta experiencia musical”, indica Vizcarra.

 

Stop Motion con espíritu crítico

 

Diego Vizcarra es un animador tradicional enfocado en realizar largometrajes, cortometrajes, y videos experimentales en Stop Motion. “Si pudiera definir lo que hago con un concepto sería el de poseer espíritu crítico, el interés por cuestionar, reflexionar e indagar sobre diferentes temáticas”, manifiesta Vizcarra sobre su trabajo. Diego empezó a interesarse por la animación a partir de la llegada de esta a medios masivos, y comenzando de manera autodidacta a experimentar con la materia. “Al inicio yo aprendí de manera autodidacta, tenía una fascinación por el cine y explorando llegué a la animación. Esta tuvo un buen momento en la televisión, yo me quedé fascinado viendo programas en los canales Locomotion o MTV, y a partir de ellos llegué a referentes más rebuscados que me abrieron a este mundo”.

 

Más adelante, Diego descubrió a los grandes referentes de la animación tradicional, entre ellos el checo Jan Švanmajer, quién es conocido por emplear cualquier tipo de elementos para construir personajes fantásticos. O el ruso Vladislav Estarevich, quién junto a la aparición del cine empezó a hacer animación con insectos disecados. Posteriormente, Diego menciona como inspiración a los hermanos Quay, conocidos por crear atmósferas oscuras utilizando muñecas y marionetas creadas con objetos cotidianos. “Al descubrir a todos esos referentes, me di cuenta que la animación se podía lograr muy fácilmente y de manera casera, si es que se entienden los conceptos, y se tiene la paciencia y dedicación que esta necesita”.

 

 

(Mecanismo Velador, de Diego Vizcarra)

 

 

 

Apostando por la animación

 

Diego Vizcarra se encuentra actualmente realizando su primer largometraje animado, “Cabeza Negra”, financiado gracias a un premio otorgado por la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO), organismo que actualmente posee fondos destinados exclusivamente a esta práctica. “El crecimiento actual de la animación en general ha logrado que todas las áreas de la animación produzcan mejores contenidos, incluyendo la tradicional. Parte de este crecimiento es a causa de los estímulos cinematográficos destinados a ella, eso nos ha permitido trabajar en producciones que hasta hace unos años no veíamos posibles”. Vizcarra se encuentra realizando el largometraje junto a su socio el también animador Martín Aramburú, quiénes están a cargo de dirigir la productora “El Encanto".

 

El Diplomado de Stop Motion se dictará del 10 de octubre al 03 de diciembre, los martes y jueves de 7 pm. a 10 pm. Para más información, ingresa aquí.

 

 

Añadir nuevo comentario