Imagen de la serie Kápar (2019) de Liz Tasa, ex alumna de la especialidad.

Imagen de la serie Kápar (2019) de Liz Tasa, ex alumna de la especialidad.

Martes 17 de Septiembre 2019

“La Especialización en Fotografía Documental te da las herramientas y la libertad para experimentar”

 

El advenimiento y saturación de las nuevas tecnologías obliga a la fotografía documental a ir más allá del retrato imparcial de la realidad, proponiendo distintas narrativas para entender puntos de vista y situaciones a través del lente. El Programa de Especialización en Fotografía Documental del Centro de la Imagen ofrece un enfoque multidisciplinar de la fotografía documental. Los estudios proponen una postura alterna y experimental del documentalismo, siempre partiendo de un hecho que provenga de la realidad.

 

Los alumnos, normalmente procedentes de toda Latinoamérica, reciben la asesoría de diversos expertos en el campo fotográfico, especialistas en fotografía, el periodismo, las ciencias sociales y las artes visuales. Después de cumplir con una malla de cursos, talleres y clases maestras, ellos presentan un trabajo final en una exposición colectiva al término de los nueve meses de estudios.

 


Imagen de la serie Kápar (2019) de Liz Tasa, ex alumna de la especialidad.

 

 

Nuevas miradas

 

Liz Tasa es una de las fotógrafas que culminó la especialización en su primera edición en el 2018, “siempre tuve la duda de hasta qué punto la imagen se puede manipular dentro del documentalismo”, explica. “para mí, llevar la especialización fue una experiencia liberadora. Yo no tenía claros los parámetros y límites de lo documental, quería buscar otras maneras de contar la realidad, pero no sabía si eso entraba en la fotografía documental”.

 

Uno de los factores predominantes de la especialidad, es su afán por analizar y estudiar las distintas opciones narrativas. Por ejemplo, hay talleres de historieta, transmedia, crónica escrita, curaduría, o el trabajo con imágenes de archivo, todo esto provee de herramientas al alumno para desarrollar su concepto y poder plasmarlo. “Esta especialización me sirvió para dejar de limitarme, ya que te da las herramientas y la libertad para experimentar”, indica Liz Tasa sobre su experiencia. “Tú puedes hacer lo que quieras, siempre y cuando partas de un hecho verdadero fundamentado y estudiado, puedes proponer y crear de distintas maneras, para mí eso fue liberador”. Liz Tasa recientemente fue seleccionada como la participante peruana en el programa de residencia SMArt en Suiza, ella considera que cursar los estudios ha sido muy enriquecedor para su experiencia. “Ahora me tomo todas las libertades que he considerado convenientes para representar lo que quiero, antes me sentía limitada, en ese aspecto ha sido enriquecedor”, comenta.

 


Imagen de la serie Qoyllurity (2018) de Tadeo Bourbon, ex alumno de la especialidad

 

Un antes y un después

 

Liz Tasa llegó al programa con la intención de tratar un tema en específico, las esterilizaciones forzadas, “cuando llegué no me sentía preparada para abordar el tema, ya que este es muy complejo. Además, con las limitaciones previas que tenía y el preconcepto que en ese momento manejaba de la fotografía documental, no me atrevía a jugar con más elementos que no sean el retrato tradicional”, indica Tasa. “Conforme fui avanzando con los estudios empecé a generar otro tipo de lenguaje y de lecturas. Algo que me sirvió bastante para lo que estoy haciendo actualmente, es la manera de abordar un proyecto. Antes, yo concebía los proyectos en el hecho de ir al lugar a tomar fotos y al final escribir algo sobre ello, ahora es totalmente distinto, primero investigo, leo, y preparo con antelación lo que busco”.

 


Imagen de la serie Kápar (2019) de Liz Tasa, ex alumna de la especialidad.

 

 

El valor de la experiencia

 

La invitación de especialistas extranjeros para el dictado de talleres, es una parte importante en el Programa de Especialización de Fotografía Documental, ya que brinda una perspectiva distinta en la lectura de imágenes. “Para mí, las visitas más representativas fueron las del editor español Claudí Carreras y la fotógrafa egipcia Laura El-Tantawy, ya que era muy interesante tener sus perspectivas y saber como ellos interpretan tus imágenes. Por ejemplo, el método de Laura era conocer primero el concepto, la idea detrás de tu trabajo, y después ver tus imágenes. Para Claudí era al revés, el miraba tus fotografías y te decía qué era lo que percibía de ellas”, indica Tasa.

 


Imagen de la serie Las Amazonas (2019) de Tadeo Bourbon, ex alumno de la especialidad

 

 

La especialización está dirigida por Raúl García, un fotógrafo conocido por retratar a la escena contracultural desde un enfoque experimental. “Yo creo que Raúl ha pensado bastante en la currícula y ha logrado un esquema interesante. Como director ha sabido como abordar esta enseñanza, con cursos que son muy distintos a como abordamos e intervenimos la imagen”, afirma la fotógrafa.

 

El Centro de la Imagen ha abierto la convocatoria para la Beca Programa de Especialización en Fotografía Documental 2020. El ganador podrá cursar el programa de nueve meses de duración valorizado en $4000. Más información aquí.

 


Imagen de la serie Kápar (2019) de Liz Tasa, ex alumna de la especialidad.

 

Añadir nuevo comentario