Miércoles 02 de Noviembre 2016

Luca Pagliari: intuición y teoría

Por: Luciana Rengifo

El fotógrafo e investigador italiano Luca Pagliari llegó a Lima en el mes de octubre para dictar dos talleres teórico-prácticos en el Centro de la Imagen, el primero acerca del vouyerismo en la fotografía y el segundo sobre las ideas modernas de territorioespacio paisaje. Aprovechamos su visita, conversamos con él acerca de su trabajo.

Luca se considera una persona muy curiosa y eso se refleja en la diversidad de formas en que desarrolla su trabajo profesional. Por un lado, su quehacer fotográfico está relacionado con lo sensorial y lo intuitivo, lo que lo dota de características pictóricas que denotan una gran sensibilidad plástica; y, por otro, desarrolla un trabajo académico y de investigación teórica que se devela a través de curadurías de exposiciones, talleres en instituciones y cursos universitarios. Aunque puedan parecer opuestas, y a pesar de no haberse dado al mismo tiempo, ambas ocupaciones se retroalimentan en su quehacer.

cid_a7b7dcd4-b64c-47cb-b8aa-fb881e092613

Luca comenzó a fotografiar de forma autodidacta desde muy pequeño. Como la fotografía lo atraía pero su familia no veía una profesión rentable en ella, su acercamiento al oficio fue algo natural y previo a la formación teórica que posteriormente tendría en temas de filosofía, arte y fotografía.

Su trabajo plástico es intuitivo y transmite un carácter poético debido al uso de recursos que producen imágenes difuminadas, con desenfoques y alteraciones tonales. No le interesa la narratividad clásica de la imagen pero en conjunto, sus series intentan comunicar un concepto general. La serie The Good Son, por ejemplo, delata su cercanía con la pintura y su interés en ella. La serie nace a partir del reencuentro que tuvo con su padre después de muchos años de distancia física y emocional. En ella, hace un recorrido en imágenes por Venecia utilizando dobles exposiciones, película positiva y cámara estenopeica para obtener fotografías que no se reconocen al instante como tales, pues se podrían confundir con pinturas. Luca señala que tienen un parentezco con la pintura de Canaleto, artista italiano el siglo XVIII, que el padre de Luca admiraba.

the-good-son-5

Luca Pagliari: de la serie The Good Son

Le preguntamos a Luca por qué elige comunicar con la fotografía si evidentemente siente gran admiración por la pintura, que es otro tipo de representación visual. Me contesta que él se considera un pintor, que él pinta con la cámara. Luca piensa que a la fotografía se la ha ligado, demasiado tiempo, con la idea de huella de la realidad y que este es un estigma relacionado, tal vez, con el funcionamiento mecánico de las cámaras. Es como si fuese la única forma de pensar y entender la fotografía. Sin embargo, él nos recuerda que, a pesar que la crítica y la historia del arte hayan reforzado ese carácter, la fotografía también es, entre otras cosas, una forma de representar en la que el autor define la apariencia de la imagen final y que, entre esas decisiones, puede estar la búsqueda de cierta ambigüedad, que emparente pintura y fotografía.

“La forma sigue una función”, nos dice, para explicar que en su trabajo es importante que la manera de representar vaya de la mano con el tema que aborda. La forma estará en función al concepto, al sujeto a fotografiar y al sentido por comunicar. La serie Silent Cry es un buen ejemplo de ello: fue realizada en Japón en donde la sociedad es tan represiva que hay un alto índice de suicidios y de personas que se aíslan voluntariamente y cortan cualquier contacto con la sociedad.

a08-img_5230

Luca Pagliari: de la serie Silent Cry

A este último fenómeno lo denominan hikikomori y Luca viajó a Japón a fotografiar a personas que se encuentran en esa situación. En la serie, Luca se aleja conscientemente de la estética pictórica que logra con cámaras estenopeicas y que tanto le fascina. El tiempo que le brindaban los fotografiados era corto, así que tuvo que usar una cámara digital. El resultado, en su opinión, es menos poético que en otras series, pero las imágenes de Silent Cry requieren un tiempo de contemplación y análisis de los signos incorporados en cada encuadre, tal y como se necesita para leer un poema y comprender su mensaje.

03

Luca Pagliari: de la serie Silent Cry

Finalmente, el trabajo teórico de Luca se centra en la investigación profunda, metódica y académica. Lo desarrolla entre muchas variables, a través de su labor como director y fundador de Pheed.eu, organización europea con sede en Barcelona que se dedica a la promoción de la creación artística interdisciplinaria. Pheed.eu realiza distintas actividades, como exposiciones en su sede en Barcelona, curaduría de exhibiciones en otras instituciones españolas como la Fundación Suñol o el Centro Cultural Casa Elizalde, participación en ferias de arte contemporáneo, investigación en temas relacionados con el campo humano y artístico, promoción del trabajo de artistas, entre otros.

foto

Uno de los temas que más le interesan y que se ve reflejado en sus investigaciones y curadurías es la violencia. Siguiendo al sociólogo noruego Johan Galtung, Luca distingue 3 tipos de violencia: la directa (la que resulta visible), la cultural (la que se basa en patrones y roles que aprendemos en sociedad) y la estructural (la que ocurre en organismos de gobierno y genera desigualdad en el acceso a servicios o recursos, por ejemplo).

Justamente la más reciente exposición curada y organizada por Luca y Salvatore Elefante para Pheed.eu se titula “Expedientes. Fragmentos de un país” del venezolano Juan Toro Diez. En ella, el artista recolecta en imágenes, y a manera de catálogo, signos de la deteriorada y violenta cotidianidad venezolana. La exposición se inauguró el pasado 20 de octubre en el Centro Cultural Casa Elizalde en Barcelona y permanecerá ahí hasta el 18 de noviembre, luego en diciembre se podrá apreciar en el Palazzo delle Arti de Nápoles, Italia.

Mientras tanto, Luca habrá dejado Perú para continuar viajando y realizando talleres en otros lugares de Sudamérica. Le gusta esta parte del mundo, pues opina que aquí existe un tipo de sensibilidad que permite un mayor nivel de humanidad que en otros lugares. Habrá que asumir lo dicho por Luca como verdad para intentar que la consideración y el respeto al otro sea cosa de todos los días en este país.

Añadir nuevo comentario