Portada de 'He Traveled On An Island' de Giancarlo Shibayama

Portada de 'He Traveled On An Island' de Giancarlo Shibayama

Martes 16 de Enero 2018

Un viaje de regreso para Sakae Shibayama

Por: Carlo Trivelli

Cuando su abuelo paterno, Sakae Shibayama, murió, Giancarlo vio cómo primos y tíos abrían los álbumes de fotos de la familia y arrancaban algunas de las imágenes para llevárselas consigo. Los vacíos que quedaron en las páginas de esos álbumes se convertirían, con el tiempo, en el disparador para el trabajo que Giancarlo presentaría en Entropías de la memoria y el presente la muestra final de Maldefoco 2.0, la segunda edición del Máster Latinoamericano de Fotografía Contemporánea del Centro de la Imagen.


Exposición de Giancarlo Shibayama en El Ojo Ajeno.

El trabajo, titulado entonces Monte de grama (que es el significado del apellido Shibayama) intentaba dar cuenta del modo en que su historia familiar estaba marcada por la migración de sus abuelos al Perú y el consecuente proceso de aculturación que tuvieron que enfrentar. Las imágenes de gran formato e impresas en hermoso papel washi evocan manchas de tinta, como si fuesen parte de alguna indescifrable caligrafía oriental, o fragmentos de mapas de islas ignotas y perdidas en la memoria. Pero en realidad eran la reproducción de los restos del cartón negro de los álbumes familiares aún adherido a la parte trasera de las fotografías arrancadas cuando murió su abuelo.

Como suele suceder, un trabajo creativo como este se parece, quizá más que nada, a un viaje. En el caso de Giancarlo, a un viaje de la memoria, la suya y la de su familia, la de los japoneses asentados en la Amazonía peruana y, en cierto sentido, la de todos los migrantes. Un viaje que, en vez de terminar, recién comenzaba con ese trabajo presentado en la galería El Ojo Ajeno en octubre de 2016.

El viaje continuaría como una suerte de recorrido inverso al que su abuelo realizó en 1918 al cruzar el Pacífico en busca de las costas peruanas: Giancarlo viajó a Japón para asistir al taller Photobook As Object, Photobook Who Cares. Realizado en el Reminders Photography Stronghold dirigido en Tokio por Yumi Goto, una de las más destacadas editoras de fotolibros del Japón, el taller era ideal para seguir desarrollando su trabajo.

“Fue un taller súper intensivo: arrancábamos a las 8 de la mañana y terminábamos a las 3 a.m. Recibías el feedback no solo de Yumi y Jan Rossell –un artista holandés que dirigía el taller junto con ella–, sino de los otros participantes. Lo interesante era que el taller subrayaba el hecho de que el fotolibro no es un formato más para tus imágenes, sino el soporte de tu proyecto”.

Luego de los quince días del taller, Yumi le ofreció a Giancarlo quedarse un mes más como residente, para continuar perfilando su proyecto que, para ese entonces, se había convertido en He Traveled on an Island y que abordaba más directamente la historia de su abuelo. El trabajo fue elegido por el curador español Alejandro Castellote para ser presentado como parte de la Trienal de la Imagen de Guangzhou (Cantón, China) y también por el destacado fotógrafo estadounidense Alec Soth como finalista del New Cosmos of Photography, presentado por Canon en el Tokyo Photographic Art Museum.

Soth resumió sus impresiones del trabajo de Giancarlo de la siguiente manera: “Este trabajo expresa sus más profundos sentimientos. Dicho eso, es también un trabajo intelectual con un concepto sólido. Estos dos aspectos se muestran en un balance meticuloso, algo que requiere cierto acto de equilibrismo y no puede lograrse con la simple expresión. En este trabajo, que presenta experiencias con una cultura extranjera, él ha dispuesto fotos familiares, fotos tomadas por él mismo y fotos de una época anterior como trasfondo para crear una identidad social a través de un mapa simbólico. Es una obra verdaderamente valiosa y única. Nunca he visto un trabajo que vaya tan lejos”.

Mientras todo esto sucedía, Giancarlo trabajaba con Yumi en los últimos aspectos de lo que sería The Shibayamas, la versión en fotolibro del proyecto que incluiría mucho más que He Traveled on an Island. Fue una intensa inmersión en el arte de hacer libros. “Yumi comenzó a enseñarme cómo funcionan sus talleres, cómo funcionan sus máquinas. Por ejemplo, hay una chica que trabaja con ella que es especialista en coser los libros. Entonces Yumi decía: ‘esta semana le enseñas a Giancarlo a coser’. Otra chica es especialista en papeles, con ella fui a las fábricas de papel de Tokio. Cada miembro del equipo de Yumi tenía sus talentos y cada uno me enseñaba lo que sabía. Y Yumi dirigía todo y se acercaba de vez en cuando a ver cómo yo avanzaba con la edición de las imágenes”.

Editar no fue cosa sencilla. Giancarlo tenía ya una vasta experiencia como editor fotográfico de periódicos y revistas, pero el reto que le presentaba Yumi era otro. “Ella me decía que yo tenía que cambiar el chip. ‘Ahora es tu libro, es tu proyecto, quiero que seas libre; al fin y al cabo es la historia de tu abuelo. ¿Quién mejor que tú conoce los detalles de su vida que van a aportar al libro?’. Acostumbrado como estaba a la edición acotada que se practica en la prensa, me hizo ver que estaba desperdiciando mucho material. Al final veíamos la ruma de fotos que había descartado y ella iba repasándola y diciéndome: ‘esto sirve, esto también…’”.

El resultado final no ha sido un libro, sino mucho más: una caja especialmente diseñada que contiene He Traveled on an Island, un tomo de 150 páginas cosidas a mano que relata el viaje de su abuelo de Japón al Perú con las vicisitudes de la migración japonesa en general como marco; un tomo más pequeño, He Never Talked, que recoge la visión íntima de Giancarlo sobre la historia de su familia y un conjunto reproducciones de documentos oficiales que dejan entrever el choque cultural que debieron enfrentar los Shibayama en el Perú.

En su disertación ante el jurado del New Cosmos of Photography, Giancarlo leería las siguientes palabras: “Mi abuelo nunca regresó al Japón. Pero creo que le gustaría que yo lo haya llevado de vuelta con este libro. Para este trabajo, quise crear un nuevo mapa y nuevas imágenes. Con mi imaginación y mis recuerdos, creo que he hecho un trabajo que le puedo ofrecer a mi familia”.

Titulado The Shibayamas, el fotolibro ya ha sido premiado por la Fototeca Latinoamericana de Buenos Aires (FoLa)y quedó entre los 20 finalistas del Anamorphosis Prize de fotolibros. El miércoles 28 de febrero a las 7:30 p.m., Giancarlo presentará el libro en el Centro de la Imagen.

 

Comentarios

Conozco a Giancarlo desde hace mucho. Conozco su calidad humana y su calidad profesional. Sabia que él estaba en este proyecto, pero me ha alegrado mucho saber la profundidad con la cual lo ha llevado a cabo y me ha alegrado más saber como ha sido el proceso. maravilloso. Un gran logro de la fotografía peruana. Felicitaciones Giancarlo!!

Añadir nuevo comentario